La silenciosa innovación en la música española

Hace alrededor de un año, un mánager de uno de los artistas más conocidos de España me hacía un confesión tras un encuentro internacional con Sony : “los productores de Latino América insisten que en España, la música suena vieja”. Es difícil decir lo contrario.

A pesar de que la música internacional de habla hispana tampoco se encuentra en dulce momento de innovación (que no es lo mismo que “éxito”, tras haber colocado “Despacito” en la cumbre de las listas de éxitos internacionales), rara vez se marca tendencia desde la orilla europea del charco. El país del flamenco y la rumba catalana no ha sabido contribuir mucho más a la esfera global, probablemente debido a la empobrecida cultura e infraestructura musical.

Pero un vistazo a la lista de 50 canciones más virales de España en Spotify promete un giro en este sentido. El sencillo “PIENSO EN TU MIRÁ – Cap3: Celos” de la artista catalana Rosalía, co-producida con el canario El Guincho y el madrileño C. Tangana, está rápidamente escalando la lista tras un mes y medio de su publicación, colándose en las playlists de adolescentes y musicólogos por igual. Más allá del altísimo nivel artístico, para alguien que lleva años descifrando obsesivamente los parámetros del éxito en la música de moda, el auge de “PIENSO EN TU MIRÁ” resulta desconcertante.

Para empezar, arranca con un compás de soleá por bulerías (12/8), pasando a unas harmonías más parecidas a las de las alegrías, rompiendo con el compás 4/4 de las otras 49 canciones de lista de top 50 virales (lo he comprobado). Para una persona a quien ésto le suene a Chino, le animo a intentar seguir con las palmas los éxitos de su vida y los contraste con el tema en cuestión, y verá que se trata de otra pasta.

La rueda de acordes suena también foránea, tanto en la música mainstream como en el flamenco. Si bien se puede observar más varianza en este sentido, rara vez se usan acordes con un toque de tensión jazz como el que suena en el minuto 00:06 de la canción, mientras canta “la calle”. La producción, completada con el coro de las niñas Milagro del barrio de La Ventilla de Madrid, resulta rico e intrigante.

Por último, la letra también presenta una refrescante alternativa a la lírica simplista y machista de los “40 principales”. La potente voz de Rosalía recita unos versos desde el punto de vista de un hombre, que, sin estar poéticamente sobrecargados, emplean un lenguaje sencillo y efectivo que recuerda a la inocencia de algunas letras del flamenco para describir el poder destructor de los celos en una relación “Me da miedo cuando sales / Sonriendo pa’ la calle / Porque todos pueden ver / Los hoyuelitos que te salen”.

Por supuesto, mucho se ha dicho ya del videoclip, obra de la productora barcelonesa CANADA, que nos tiene acostumbrados ya a su presencia en las mejores ligas internacionales en cuanto a creatividad y provocación. Pero en un país que rara vez lidera en la innovación musical, la colaboración entre la influencia flamenquística de ROSALÍA, la producción indie y rompedora de el Guincho y los credenciales mainstream de C. Tangana, han abierto un precedente interesante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *